El Ayuntamiento decide posponer la última fase de Urbanismo Comercial

03 Octubre 2011

larga_cortadaLa séptima y última actuación prevista en el proyecto afectaría a las calles Luna, Ganado y Ricardo Alcón, ya en su mayoría peatonales · Las próximas inversiones de Comercio se centrarán en el mercado.


El concejal de Comercio, Raúl Capdevila, confirmó ayer que el Ayuntamiento no tiene previsto acometer de momento la séptima y última fase del proyecto de Urbanismo Comercial, que afectaría a las calles Luna, Ganado y Ricardo Alcón y cuyo objetivo era terminar de peatonalizar los tramos aún pendientes de estas calles y unificar su estética con la del resto de las actuaciones acometidas en los últimos años.





larga_cortada


 


Según Raúl Capdevila, exceptuando el tramo aún pendiente de la calle Ganado y otro pequeño tramo de la calle Luna que llega hasta Juan Gavala, estas obras "no son prioritarias, puesto que ya son peatonales en su mayoría y lo que queríamos era darles el mismo tratamiento que al resto del proyecto. Entendemos que con la que está cayendo, en cuanto a falta de recursos económicos, y lo que han sufrido los vecinos y establecimientos de la zona con tantos años de obras, es mejor posponer esta actuación para más adelante, ya que además el ámbito del proyecto CCA-Urbanismo Comercial ya está prácticamente concluido y por tanto bien delimitado".

Por otra parte, el edil de Comercio anunció que las próximas inversiones que llevará a cabo la Concejalía durante este mandato municipal se centrarán en la modernización del Mercado de Abastos, algo que Capdevila considera un asunto "pendiente y necesario".

El proyecto de Urbanismo Comercial comenzó a ejecutarse en el año 2005 con la ejecución de la primera fase, que se centró en la plaza de Juan Gavala y en la calle Santa María. La segunda fase correspondió a la calle Vicario y el entorno de la plaza de abastos, mientras que la tercera se centró en la calle Ganado. En el año 2008 se ejecutaba la peatonalización de las calles Misericordia, Luna y Plaza de la Herrería, mientras que la quinta fase se centró en la Plaza de España y en la calle Pagador, con el objetivo de convertir a esta última en un gran corredor peatonal hacia el casco histórico.

Finalmente, aún está en ejecución la sexta fase del proyecto, que afecta a las calles Palacios, Micaela Aramburu y Jesús de los Milagros. Todas estas actuaciones han estado cofinanciadas por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía.

Los resultados de estas actuaciones han sido desiguales, con una gran aceptación en el caso de zonas como la Plaza de la Herrería o las calles Luna y Palacios y mucho peores resultados en el caso de zonas como la calle Vicario, donde no ha estado nunca claro qué modelo se quería aplicar, ya que la zona está diseñada para ser peatonal y sin embargo se encuentra abierta al tráfico. En cuanto a la fase aún en ejecución, ha cosechado grandes críticas por las molestias generadas por las obras, aunque aún no se conoce el resultado final.


Fuente: Diario de Cádiz