"La gente me agradece mucho la labor que realizo en el centro"

13 Septiembre 2012

antonio_gravanEl CCA con la colaboración del Ayuntamiento ha contratado a Antonio Graván para que sea el nuevo mantenedor urbano del casco histórico de la ciudad.

antonio_gravanAntonio Graván, portuense, casado, con dos hijos y 40 años de edad, ha sido elegido por el Centro Comercial Abierto (CCA) para desempeñar un nuevo puesto de trabajo denominado mantenedor urbano del centro histórico. Este nuevo empleo, que ha sido creado bajo la iniciativa del CCA y al que las Concejalías de Comercio y Mantenimiento Urbano han ofrecido su apoyo, comenzó a funcionar el pasado lunes 3 de septiembre.

Antonio comienza su labor a partir de las nueve de la mañana, momento en el que acude a la oficina y recibe las instrucciones sobre lo que tiene que reparar en cada una de las calles del centro histórico de la ciudad. Aunque Antonio esté para lo que se vaya necesitando, primero se ha querido centrar su actividad en la limpieza, siendo una prioridad eliminar las pintadas que desde hace algún tiempo han estado proliferando en la zona, así como la retirada de algunos carteles y pegatinas que los ciudadanos han colocado a lo largo de varios lugares. La retirada de la cartelería mal colocada es una de las labores que más le molesta realizar a Antonio, ya que como apunta él "muchas veces los quito un día y a los dos o tres vuelven a aparecer de nuevo".

Durante el tiempo que dura su jornada laboral, de 09:00 a 13:00 horas, Antonio se encarga de hacer que el centro histórico de la ciudad ofrezca un agradable aspecto para todos los que se acerquen a realizar sus compras. El mantenedor urbano realiza fotografías de lo que se arregla para llevar un control de las diferentes actividades que se realizan, a la vez que se hace un informe sobre las mejoras que tiene que acometer el Ayuntamiento y que el CCA no puede realizar sin su aprobación, como son las que afectan al estado de las calles.

A pesar de que el puesto de mantenedor urbano es una experiencia piloto y sólo tiene una duración de tres meses, Antonio está feliz con la labor que realiza y afirma que "no me avergüenzo de lo que hago, tengo que darle de comer a mi familia". Esta nueva figura ha sido muy bien recibida por los consumidores y por los propios establecimientos, haciendo que las labores de limpieza y reparación que realiza de lunes a viernes las haga con mayor facilidad. "Muchos comerciantes me ofrecen lo que me haga falta, como un refresco o agua", apuntaba Antonio.

El CCA se encuentra satisfecho con la labor que está realizando Antonio y afirma que intentará que la nueva figura de mantenedor urbano siga vigente en un futuro.

Fuente: Diario de Cádiz