Arrimando el hombro por el centro

22 Abril 2013

celle centroEl Centro Comercial Abierto (CCA), que está a punto de cumplir tres años, prepara la creación de un vivero de comercios, a la espera de obtener respaldo de las administraciones.

celle centroEl Centro Comercial Abierto (CCA) Casco Histórico está a punto de cumplir tres años desde su creación y en este tiempo su trabajo ha sido intenso de cara a la recuperación y reactivación del centro de la ciudad, con numerosas iniciativas e ideas que se han lanzado tanto a los asociados como a las autoridades, algunas de las cuales han tenido éxito y otras no.


Ahora que tanto se habla de la situación del casco antiguo, que evidencia algunos síntomas de abandono debido entre otras cosas a la despoblación de la zona y a la falta de recursos, justo es también reconocer la labor de determinadas entidades y colectivos que tratan de aportar su granito de arena a la hora de arrimar el hombro por la ciudad.


Este es el caso del CCA, que en estos cerca de tres años de vida ha abanderado numerosas iniciativas, encaminadas en su mayor parte al incentivo de las aperturas de negocios en el centro, a la mejora urbana del casco histórico y a su reactivación social y económica.


Uno de los proyectos más ambiciosos en los que trabaja ahora el CCA es el de la creación de un vivero de comercios en el centro urbano, a imagen y semejanza de los que ya funcionan en las zonas empresariales y que consistiría en aportar un pequeño espacio con servicios comunes a un total de once emprendedores, que contarían con el respaldo del vivero durante un periodo de tres años. El proyecto ya está terminado y únicamente a falta de financiación, y aunque ha sido bien acogido tanto por el Ayuntamiento como por la Junta de Andalucía, ambas administraciones tienen en estos momentos unos presupuestos muy ajustados y están a la espera de poder conseguir recursos para apoyar esta iniciativa.


Los negocios que se ubicasen en este vivero tendrían que ser de actividades complementarias a las ya existentes, para no caer en la competencia desleal hacia los comercios ya implantados.


Otra iniciativa en la que se está trabajando de cara a los próximos meses es la utilización de algunos de los escaparates vacíos del centro de la ciudad -que son muchos, por desgracia- para exhibir la obra de artistas locales, una idea que ya se ha anunciado también para otros municipios como Cádiz capital.


Una de las iniciativas que más éxito ha tenido en los últimos meses ha sido la contratación de un mantenedor, un trabajador que se encargaba de adecentar las fachadas del casco antiguo y de eliminar las numerosas pintadas que exhibían. Ahora el CCA trabaja para conseguir la contratación de este empleado durante todo un año, ya que se reveló como una buena experiencia a la hora de atender y subsanar el deterioro de fachadas, escaparates y mobiliario urbano.


El presidente del CCA, José María Godínez, señala que la sintonía con el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Comercio, es buena, aunque no siempre pueden salir adelante los proyectos por falta de presupuesto. En este sentido, Godínez señala que cualquier iniciativa es bien recibida desde el CCA, como la última presentada por los hoteles portuenses, que se han lanzado a la organización de actividades y eventos en la ciudad -el primero de ellos será la organización de un campeonato de golf- con el objetivo de atraer visitantes.


Desde el punto de vista práctico, desde el CCA se han lanzado en estos años numerosas iniciativas concretas, algunas de las cuales se han atendido y otras no.


Entre las iniciativas que consideran que se podrían poner en marcha, como revulsivo para la economía local, figuran la agilización de los trámites para aperturas o reformas de negocios, la bonificación, subvención o compensación de las tasas de aperturas y obras en el casco histórico, como área de interés municipal; la bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a los propietarios de locales que permanentemente los tengan alquilados; subvención de los alquileres de locales en el casco histórico; o la prestación de un servicio de reempresa, para que no se pierdan las empresas constituidas por falta de relevo generacional.


En cuanto a las mejoras para el centro, se pide que se regule de una vez por todas la ocupación de la vía pública por usos no hosteleros; la regulación del mobiliario de terrazas (cuya ordenanza aún no se está aplicando); la ampliación del calendario de encendido del alumbrado de Navidad; campañas de descuento para los autobuses o la creación de una tarifa plana en los aparcamientos regulados por la empresa municipal Impulsa El Puerto, en determinadas épocas de interés comercial como las Navidades.


En cuanto a la promoción de la ciudad, se apuesta por potenciar la organización de actividades de cara al exterior y por devolver a los portuenses el orgullo por su ciudad, algo que hoy por hoy no pasa por su mejor momento.


Fuente: Diario de Cádiz