La hostelería local, en pie de guerra por las inspecciones sobre los toldos

14 Junio 2013

calle misericordiaEl Ayuntamiento ha puesto al día el censo de la ordenanza fiscal que regula la instalación de estos elementos en bares y terrazas El sector cree que es "la puntilla" en un momento difícil.

calle misericordiaLa puesta a punto del censo para la aplicación de la ordenanza fiscal que regula la instalación de toldos en la vía pública ha despertado el malestar de buena parte del sector hostelero.


Los propietarios de muchos locales están recibiendo estos días esta tasa que grava la presencia de toldos en los establecimientos, una tasa que si bien no es nueva, fue modificada el pasado año 2012 y no ha sido hasta ahora cuando muchos de estos hosteleros la han recibido por primera vez.


Teniendo en cuenta la difícil situación que atraviesa la economía, y la fuerte caída que ha experimentado el consumo, el cobro de una tasa más ha caído en el sector como un auténtico jarro de agua fría, ya que en algunos casos el importe de la misma -en los casos de locales que hacen esquina, por ejemplo- ascienden hasta cerca de los mil euros.


Tanto la patronal de Hostelería, Horeca, como el Centro Comercial Abierto (CCA) ya han expresado sus quejas al responsable de la Concejalía de Comercio, Raúl Capdevila, quien ha tenido que atender también en las últimas semanas numerosas llamadas de hosteleros que le pedían explicaciones sobre el cobro de esta tasa.


Desde el Ayuntamiento explicaron ayer que "no se trata de una tasa nueva, ni siquiera del año pasado, sino que ha existido siempre. Y precisamente ante las denuncias de algunos hosteleros que sí la estaban pagando, es cuando la inspección fiscal ha controlado que todos cumplan con esta obligación fiscal. Un Ayuntamiento no puede permitir que unos empresarios paguen y otros no, que era lo que estaba pasando". También recuerdan que los hosteleros pueden solicitar el fraccionamiento del pago.


Raúl Capdevila reconoce que aplicar cualquier nuevo cobro a las empresas en estos momentos es duro, pero también insiste en que ha sido la inspección fiscal del Ayuntamiento, y ante las denuncias de algunos empresarios que sí pagaban esta tasa, la que ha decidido intensificar las inspecciones y actualizar el censo para la correcta aplicación de la ordenanza.


El presidente de Horeca, Antonio de María Ceballos, no ocultó ayer su contrariedad por la situación y recordó que el sector se encuentra "ahogado", lamentando que esta puesta a punto del censo para la ordenanza se haya hecho precisamente ahora, en un momento de crisis, y sin haber trasladado antes la medida al sector, que se ha encontrado por sorpresa con las cartas reclamándoles el pago. De María considera lo ocurrido una gran "falta de sensibilidad" y cree que la decisión ha generado alarma y malestar entre los hosteleros, ya que prácticamente cualquier local cuenta con uno o varios toldos.


Para el presidente del CCA, José María Godínez, la medida es "una vuelta de tuerca más" que castiga al sector y recuerda que ante una situación tan delicada como la actual, no se debe "forzar más la máquina". Lamenta también que a la falta de atractivos que presenta el centro de la ciudad, por la falta de inversión y mantenimiento, se sume ahora esta nueva medida que contribuye "a crear un mayor malestar entre quienes luchan por sacar sus negocios adelante".


Fuente: Diario de Cádiz