Mercado Medieval en el centro

20 Abril 2015

fin de semana de ocio | el centro de la ciudad acoge distintas actividades festivas Los juglares y trovadores se hacen con las calles El Mercado Medieval vuelve al centro histórico con más éxito que en la pasada edición Hoy será la última oportunidad para disfrutar de sus actividades
Los juglares y los trovadores se han hecho con las calles del casco histórico desde el pasado viernes, dado que una nueva edición del Mercado Medieval ha vuelto a instalarse en algunas de las calles más emblemáticas de la ciudad.

Desde la tarde del viernes es posible verles ofreciendo su espectáculo callejero a cambio de dinero o de comida, además de su música y de sus diversos poemas compuestos para la ocasión. Sin embargo, éstos no son los únicos personajes que han llegado hasta El Puerto pertenecientes a la Edad Media, ya que cetreros, tenderos, y todo tipo de criaturas mágicas también se han atrevido a cruzar el túnel del tiempo y a viajar más de 750 años hasta el futuro, hacia nuestro presente.

A pesar de la extraña visita de estos históricos personajes, los portuenses los han acogido con los brazos abiertos y han aprendido a convivir mostrando un cierto grado de curiosidad no sólo en torno a ellos, sino también en torno a los productos que se han traído y que se encontrarán vendiendo en los tenderetes que han montado hasta esta noche. Además de una gran cantidad de productos ibéricos provenientes de distintos tipos de animales, es posible encontrar especies para realizar infusiones que ayudan a calmar algún mal, ya sea físico o mental, y especialidades dulces de la época, ya sea en forma de pasteles o de chuchería. Además de poder degustar la mejor gastronomía de hace algunos siglos, es posible también comprar diversos productos de magia blanca, los cuales ayudarán a la persona que los posea a protegerse del mal. Amuletos para ahuyentar a aquellos espíritus que no traman nada bueno y otros para atraer a aquellos que ayudan a salvaguardar las espaldas, se pueden encontrar a precios realmente populares y en diferentes tamaños y colores.

Estos nuevos vecinos no han querido olvidarse tampoco de los más pequeños de la casa, y por eso han venido cargados con un montón de atracciones que harán su disfrute durante, al menos, un ratito. Una cama elástica construida en el interior de una torre de un castillo o una barca en la que poder columpiarse, son sólo algunas de ellas, que se activan de forma completamente manual. También se han acordado y han traído juguetes hechos a mano y que no necesitan de ningún tipo de impulso eléctrico para que comiencen a funcionar.

A pesar de que este túnel del tiempo no está adaptado para que sea usado por animales, todas las aves que lo han atravesado han sobrevivido y se encuentran en la Plaza de España esperando a que los portuenses se acerquen a verlas in situ. Aunque existen varias especies distintas, los búhos siguen reclamando toda la atención tanto de los más pequeños como de los que ya no lo son tanto.

Será hasta las 22:00 horas de esta noche cuando con La llama del hada se clausure otra edición del Mercado Medieval y todos estos visitantes históricos comiencen el viaje de regreso hacia su época, la Edad Media, habiendo dejado un buen sabor de boca en El Puerto.