CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA
  • imagen CCA

A las asociaciones hay que acercarse con el ánimo de aportar, con la satisfacción del esfuerzo individual para obtener un bien común

10 March 2020

La primera pregunta que la mayoría de las personas te hacen cuando les hablas de asociarse a un grupo de empresarios no es el objetivo de la asociación, la manera de trabajar, quienes forman parte de la misma o cuáles son los resultados obtenidos en el tiempo de funcionamiento. Habitualmente la pregunta es "¿qué gano yo con esto?". Y la primera respuesta debe de ser que si buscas retornos directos, monetarios e inmediatos, este no es tu sitio.
A las asociaciones hay que acercarse con el ánimo de aportar, con la satisfacción del esfuerzo individual para obtener un bien común, sabiendo que es un camino de largo recorrido cuyos beneficios son difícilmente cuantificables, que la acción de unos pocos repercute en una mayoría que no aporta ni esfuerzo ni dinero pero que se ve beneficiada de la misma manera que el que sí lo hace.

No es nuestra sociedad pródiga en esfuerzos individuales en beneficio de lo colectivo, más bien todo lo contrario, ya que proliferan en ella los que se creen mejores empresarios si se ahorran su cuota de solidaridad que ya la pagan los demás.

Para aquellos que sí aceptan que todos juntos somos más fuertes y para aquellos a los que aún les quedan dudas, además de lo ya expuesto, les hago partícipes de algunas razones más que a nosotros en el Hotel los Cántaros nos hacen sentirnos orgullosos de pertenecer al CCA: compartimos problemas y experiencias con otros empresarios; tenemos una visión más objetiva de la realidad empresarial; aportamos y nos aportan en las formas de trabajar, especialmente a aquellos que habitualmente no lo hacen en equipo; ampliamos nuestras relaciones comerciales al entrar en estrecho contacto con otros que tienen problemáticas y necesidades parecidas a las nuestras; incrementamos nuestros contactos con proveedores y nos beneficiamos de las experiencias positivas o negativas que hayan podido tener otros asociados; establecemos nuevas redes de clientela gracias al flujo de información y contactos que establecemos en la asociación; y sobre todo, nos sentimos tremendamente orgullosos de poner nuestra pequeña aportación en beneficio de El Puerto de Santa María para que entre todos construyamos una ciudad en la que sentirnos cómodos, con entornos amables y respetuosos, donde lo estético sea una parte importante del diseño de la misma y en la que primen las personas.